9:30 - 19:30

Horario apertura: Lunes-Jueves

669 698 140

Llámenos y pida cita previa

GUARDA Y CUSTODIA Y RÉGIMEN DE VISITAS

En esta ocasión el tema a tratar versa sobre una cuestión de considerable importancia: la Guarda y Custodia y Régimen de visitas de los hijos.

Conviene en un primer momento definir la Guarda y Custodia como la relación que tienen los padres con respecto a sus hijos, dicha relación abarca aspectos como el cuidado y asistencia de los hijos.

Es importante diferenciarla de la Patria Potestad que ya ha sido objeto de estudio en otro artículo. La Guarda y custodia está vinculada a la persona que se hace cargo del niño, que lo debe cuidar, proteger, alimentar y alojar la mayor parte del tiempo o en períodos alternos. Los menores convivirán con la persona sobre la que recae la custodia y ella será la encargada de llevarlos al colegio, al médico, ponerles la comida, vigilar su higiene… todo ello sin menoscabo de los derechos del otro padre a la hora de decidir sobre las cuestiones del hijo.

La guarda y custodia se puede atribuir a uno de los cónyuges, compartida entre ambos o incluso a una tercera persona.

Desde que la Ley 15/2005 entró en vigor, la guarda y custodia compartida tiene una regulación muy novedosa.

Para decidir qué progenitor debe tener la guarda y custodia del hijo ha de regir el principio de beneficio del menor, así, cuando no exista acuerdo entre los padres, además de oír al propio menor en caso de ser necesario, se tendrán en cuenta las aptitudes de los cónyuges, la relación que tienen con los hijos, las condiciones y entorno de cada uno de los progenitores y todas aquellas circunstancias que ofrezcan la estabilidad y equilibrio en el desarrollo integral del menor.

La resolución judicial con respecto a esta decisión ha de estar motivada, para ello el Juez puede acodar de oficio que se practiquen las pruebas necesarias para dictaminar la idoneidad sobre quién debe ostentar la guarda y custodia. En este procedimiento es muy importante la intervención del Ministerio Fiscal que actuará junto al Juez para que éste tome la mejor decisión con respecto a los hijos.

La guarda y custodia compartida ha de ser la regla general, así la redacción del artículo 92 del Código Civil refleja que no se trata de una medida excepcional, sino que al contrario, habrá de considerarse normal e incluso deseable, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aún en situaciones de crisis, siempre que ello sea posible y en tanto en cuanto lo sea.

El artículo 94 del Código Civil establece que el progenitor que no tenga consigo a los hijos menores o incapacitados gozará del derecho a visitarlos, comunicar con ellos y tenerlos en su compañía.
Será el Juez el que determinar el tiempo, modo y lugar del ejercicio de este derecho que podrá incluso ser suspendido en caso de que las circunstancias lo aconsejen.

Existe la posibilidad de establecer un régimen de guarda y custodia y un régimen de visitas de mutuo acuerdo, de no ser así el Juez será quién se encargue de ponderar qué es lo más que beneficia al hijo.

Es conveniente el asesoramiento de un abogado especialista para el asesoramiento de cuestiones relacionadas con esta materia tan importante. De esta forma, con el consejo e información de un profesional podrá encontrar la mejor solución a su problema.