Derecho de Familia

E

l Derecho de Familia tiene una importancia troncal puesto que es unidad básica de la sociedad.
Las dos instituciones fundamentales del Derecho de Familia son el matrimonio y la filiación.
Así, cuando nos referimos al Derecho de Familia nos referimos al matrimonio y sus efectos: esponsales, regímenes matrimoniales, nulidad matrimonial, separación matrimonial, divorcio, etc. y, por otro lado a la filiación y adopción y sus efectos: patria potestad, autoridad patental…
También es importante las guardas, que pueden derivar en dos vertientes en función de las circunstancias: por un lado tenemos la institución de la tutela y por otro lado la curatela.

Es conveniente contar con especialistas en esta rama pues un paso en falso en un procedimiento de divorcio, por ejemplo, puede no tener marcha atrás: tomemos el caso más típico, el caso de una mujer que se ha casado en su juventud y ha dedicado su vida a su familia. Ella ha dejado de trabajar y ha dedicado su tiempo íntegro al cuidado de los hijos y la atención del hogar. Luego de 20 años la mujer se divorcia. Los recursos económicos los tiene el marido que ha sostenido económicamente la familia, pero además él se ha desarrollado profesionalmente, adquirido experiencia y habilidades para ganar su sustento. En cambio la situación de la mujer es muy distinta, después de 20 años, ha abandonado su desarrollo profesional, no cuenta con formación o experiencia laboral, por lo que sumado a edad, la coloca en una situación muy desfavorable respecto al mercado laboral. En este caso la mujer tiene derecho a una pensión que le compense de los efectos negativos del divorcio y le ayude a retomar su formación y habilidades en el campo laboral.
Si se renuncia a la pensión compensatoria, ésta no puede ser pedida nuevamente en un procedimiento ulterior.

Situación diferente se da con los regímenes de guarda y custodia que, en función de las circunstancias, sí que pueden ser alterados siempre que aquéllas hayan cambiado de forma sustancial.
En definitiva, nos encontramos ante un rama del Derecho compleja pero también muy bonita pues nos acerca a las personas y sus relaciones.